Anecdotario de moda

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en telegram

Hace varios años, un profesor preguntaba en una charla de sociología aplicada al diseño si tenía alguna importancia el que realmente hubiese sido Mark Twain (sí, el autor de Huckleberry Finn) el inventor del cierre en los sujetadores modernos. Una curiosidad es un hecho que desafía lo que esperamos, resulta fácil de recordar precisamente por la sorpresa que provoca, y también aporta cierto grado de satisfacción al que lo escucha. Es como descubrir un secreto, aunque no haya sido ocultado a propósito. Es posible que no todas las anécdotas de la historia de la moda tengan importancia en un sentido práctico, pero ¿cómo podríamos no perder un poco el tiempo con una píldora indolora de cultura no tan general ? A continuación, siete anécdotas de moda, sorprendentes e irrelevantes. 

Coco Chanel fué colaboradora de los nazis. 

Esta señora  adaptó el armario masculino a la mujer, inventó el glamour de los arribistas y parece ser que sí, salió bien parada de la ocupación nazi de Francia. Con un aspecto poco ario tiene su mérito, pero nada comparable a sus aportaciones a la identidad nacional francesa. Prácticamente Emily está en París y no en Londres gracias a ella. 

Anna Wintour revolucionó el mundo editorial con su primera portada para Vogue 

Al parecer la primera portada de Anna Wintour como directora de Vogue era tan diferente a lo que se había hecho hasta entonces que los trabajadores de la revista pensaron que había cometido un error. Interesantísimo si tenemos en cuenta que luego se pasó 30 años repitiendo prácticamente lo mismo. 

Las americanas contemporáneas tienen botones gracias a Napoleón Bonaparte 

No tengo una explicación al porqué existen tantas cosas inútiles sólo porque en algún momento, en un contexto diferente, tuvieron una función. Napoleón ordenó que sus soldados llevasen botones en los puños de sus chaquetas para evitar que se sonasen los mocos con las mangas. Bien, pues parece ser que doscientos años después nadie se atreve a quitarlos. No vaya a ser que veamos a políticos, ejecutivos y vendedores de seguros ahorrando en kleenex. 

Las primeras Doc Martens fueron hechas con neumáticos 

Interesante, pero lo del reciclaje les duró poco, pronto se pasaron a las botas de piel animal y  hace relativamente poco han sacado una versión vegana, que vete tú a saber por qué, cuesta más que la original. 

Louis Vuitton quema prendas valoradas en miles de dólares cada año 

Esto es un rumor, es decir, nadie ha visto la fogata. Pero no se me ocurre nada tan apropiado para el sistema en que vivimos. Lo que no se vende se quema  para mantener la exclusividad y que no disminuya el valor de marca. Hasta que alguien nos geolocalice las prendas es mejor no pensar en ello. 

En el año 200 los romanos crearon los primeros zapatos con diferencias entre el pie izquierdo y el derecho.

Bien por los romanos, pero este invento tuvo un corto recorrido. Murió con el imperio y solo tardamos trece siglos en darnos cuenta de que tal vez las hormas iguales no eran la mejor idea. 

En las dos primeras décadas del siglo XX la prohibición de usar trajes de baño cortos provocó el arresto de varias mujeres en Estados Unidos y Europa. 

Increíble, si no fuese porque en 2021 varias mujeres fueron multadas en Francia por usar burkinis.

Foto de portada Tania Layko