Morfologías : del estudiante al profesional de moda

Todo profesional de la moda  ha sido alguna vez aprendiz y todo estudiante es ya un tipo de profesional. De la observación de nombres consagrados y primerizos surgen  esas morfologías del trabajador de moda, con sus características tan peculiares. 

Es difícil categorizar las distintas manifestaciones del espíritu creativo, agrupar intereses, obsesiones y delirios. Pero con el fin de enriquecer la teoría sociológica y para divertimento de nuestros lectores, un saludo para los cuatro, vamos a intentar concretar esos perfiles del profesional de moda : 

El/La  coleccionist@  

Es cierto que todo creativo ha de ser un gran observador e intentar atesorar fuentes de inspiración. Pero el coleccionista va más allá, revistas, piezas únicas de diseño, libros de moda … Su vida es un largo viaje de recogida de objetos a los que otorga un valor casi místico. Sus lugares favoritos son las librerías especializadas, siempre puedes encontrar a alguno en  la tienda de Taschen, y pueden pasarse horas pendientes de una puja en Ebay para conseguir una edición descatalogada. Muchos de estos estudiantes acaban dedicándose al mundo editorial de moda, ya sea como estilistas, publicistas o directores de arte. A ellos les interesa el producto total de moda y es esa la parte de la industria en la que se sienten más cómodos. 

El/La  instrospectiv@ 

El artista que lo es desde lo más profundo de su ser, desde su propia nada. Al que le gusta trabajar con la hoja en blanco, con pocos recursos. Es de la vieja escuela del sketchbook y busca inspiración no en la moda sino en la vida. Es habitual que este perfil de estudiante tenga un bagaje previo y suelen desembarcar en la moda desde carreras como Filosofía o Historia. A nadie le sorprende que el tímido Hedi Slimane, artífice de un nuevo lenguaje en la moda masculina de principios de siglo, fuese en realidad un historiador del arte, un fotógrafo autodidacta y un profundo admirador de la música. El mismo ha reconocido que esta es la piedra angular de toda su expresión artística. Este tipo de estudiante no se limita a la moda y suelen acabar al frente de equipos creativos o de su propia firma. 

El/la  narrador@

El que es parte de una historia que merece y debe ser contada. Ante las desventajas aplican el esfuerzo y el trabajo, la constancia les convierte en corredores de fondo, puede que no lleguen los primeros pero lo hacen. Y cuando llegan se llevan consigo estereotipos sociales y otros sesgos. El lado más positivo de la moda se basa en sus historias, un caso reciente sería el de Virgil Abloh. Este hijo de inmigrantes ghaneses  ha llevado la cultura urbana americana hasta una de las casas de moda francesas más prestigiosas, es director creativo de Louis Vuitton desde 2018. Es posible que no todos lleguen a ser cabezas de cartel pero desempeñarán  puestos importantes dentro de los equipos creativos, como diseñadores y patronistas de élite su trabajo es fundamental y es que hay mucho Grace Coddington suelto por el mundo. 

El/la  metódic@

El gran planificador, traza un camino y lo sigue, sabe exactamente a dónde quieren llegar y cuánto tiempo tardará en conseguirlo. Se sienten cómodos con las normas y la disciplina, y serán excelentes trabajadores dentro de las firmas de moda. El metódico es perfeccionista y  se siente atraído por el lado más técnico de la moda, ni una fornitura fuera de lugar, ni un milímetro de sobra. Admiran el trabajo de grandes de la moda como Balenciaga y Christian Dior y creen en el concepto clásico de la moda, más cerca del artesano que del artista. Admiran la belleza de la perfección matemática y la geometría, lo cual hace que muchos de ellos se decanten por la profesión de patronista. 

El/la  frívol@

Los disfrutones, los que corren a comprar el último must-have que anuncian las revistas de moda, los que prefieren las afterparty al estrés del desfile y los que se prodigan más en redes que en los talleres de la escuela. Durante la semana de la moda son esos anónimos que se visten mejor que las celebrities y consiguen salir en los blogs de streetstyle. Manejan perfectamente el arte de las relaciones sociales, online y offline,  y son excelentes embajadores de las firmas de moda, sus profesiones favoritas son relaciones públicas y comerciales. Su superpoder es que son el enlace perfecto entre el consumidor de moda y el creativo. Les encantan personajes como Isabella Blow o André Leon Talley. 

El/la  teóric@

El que considera que la moda es un capricho irracional pero se siente fascinado por ella. Comprende que el  principio que hace que desechemos cada temporada toneladas de prendas en perfecto estado conlleva un increíble  poder de manipulación de masas que se puede extrapolar a muchos otros escenarios. Les encanta la sociología e historia de la moda. Escogen libros de Lipovetsky, Bourdie, Roland Barthes, Jean Baudrillard  y lecturas más ligeras de Vicente Verdú, Guillaume Erner, Mark Tungate o  Christian Salmon. Sus publicaciones favoritas son las híbridas entre moda, arte y temas sociales, Vice es su revista de cabecera. Su profesión ideal sería la de analistas, profesores  o periodistas de moda. 

 

 

 

 

 

 

 

0